Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Indicaciones de la rinoplastia

La rinoplastia convencional

La rinoplastia convencional es una rinoplastia de reducción. Es la rinoplastia mas frecuente en nuestro entorno por las características raciales de nuestro hábitat. Suele ser una nariz con una giba excesiva, ligeramente ancha y con la punta gruesa y caída.

La rinoplastia convencional

La mayoría de las rinoplastias requieren cierta reducción del dorso y/o de la punta nasal. Es también útil prestar atención en el ángulo nasolabial y ver el grado de proyección que presenta la punta.

Una rinoplastia normal sigue unos pasos que podremos resumir en:

  • Incisión del cartílago alar.
  • Resección de la porción superior del cartílago alar.
  • Despegamiento subcutáneo del dorso.
  • Resección del dorso cartilaginoso.
  • Raspado o fractura del dorso óseo.
  • Fractura lateral de la nariz.
  • Aproximación de los huesos propios y de las apófisis ascendentes de la maxila.

Esta operación consistiría en los siguientes pasos:

  • A través de una incisión realizada en la mucosa nasal se procede a despegar la piel, retirar el exceso de hueso y cartílago del dorso y remodelar los cartílagos de la punta de la nariz.
  • Cuando la resección del dorso nasal ha ocasionado la separación de los huesos se procede a la fractura de los mismos con la finalidad de poderlos aproximar.
  • Por otra parte, lo más importante y a la vez más difícil es conseguir armonizar el dorso y la punta resultantes.

En todos los casos se realiza un análisis funcional de la nariz con la finalidad de que el paciente respire bien por la nariz luego de operarse.

La rinoplastia convencional

Pero no siempre la nariz presenta las características mencionadas, por lo que la operación puede requerir otros tipos de procedimientos quirúrgicos. Los más frecuentes son:

  • Los injertos de cartílago, tanto para elevar o rectificar el dorso como para modificar la punta
  • Las alas de la nariz pueden necesitar su rotación cuando las narinas están muy abiertas, o la resección (afinamiento) cuando son muy gruesas. O bien su modificación y recolocación mediante suturas de la punta. Para ello se emplea la rinoplastia abierta
  • Si existe desviación de la nariz, o en algunos casos de dificultad respiratoria, suele ser necesario el tratamiento del septum o septoplastia. La misma dificultad respiratoria puede ser debida a alteraciones de los cornetes, lo que exigiría su tratamiento.

En la última década hemos asistido a una gran innovación en los conceptos y técnicas de la rinoplastia estética. Estos cambios se basan en los conocimientos obtenidos en el tratamiento de las secuelas y en el estudio de los estigmas observados a largo plazo en las narices operadas con las técnicas tradicionales. A diferencia de la rinoplastia tradicional, la rinoplastia moderna propone:

La rinoplastia convencional

  • La resección conservadora de los tejidos óseos y cartilaginosos de sostén
  • La máxima preservación de los mecanismos de soporte
  • Su restauración cuando estos hayan sido alterados
  • El uso de técnicas de sutura e injerto para fortalecer, dar soporte y proporcionar la estructura necesaria para estabilizar la nariz.
  • El uso de la rinoplastia abierta, aunque no es siempre imprescindible

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados