Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Indicaciones de la rinoplastia

La rinoplastia en el hombre

La rinoplastia en el hombre o rinoplastia masculina sirve para mejorar la respiración de un hombre que tiene problemas respiratorios o para cambiar los rasgos de su nariz (cirugía estética de la nariz). Muchos hombres aprovechan la ocasión, y cuando se realizan la cirugía de nariz se hacen las dos cosas a la vez.

La rinoplastia en el hombre

El número de rinoplastias que se practican a hombres ha aumentado en los últimos años, convirtiéndose en la segunda intervención más solicitada por los hombres, por detrás de la blefaroplastia (cirugía de párpados). Hace algunos años las rinoplastias realizadas en hombres exclusivamente con fines estéticos eran poco frecuentes. Se podría decir que sólo un 20% de las rinoplastias eran realizadas en hombres y la mayoría de las veces las rinoplastias se hacían para corregir alteraciones ocasionadas por traumas o problemas funcionales. Actualmente este porcentaje puede estar alrededor del 40% y en muchas ocasiones sólo con fines estéticos.

Aún hoy en día la mayor parte de hombres que acuden al cirujano para una rinoplastia lo hacen para corregir problemas funcionales (por mala respiración) o cambios en la forma de la nariz originados en traumas. Son aquellos pacientes que dicen “ya que me tiene que operar el tabique, aprovechemos y me hace una rinoplastia estética.”

Así mismo no hay que olvidar que es importante obtener, especialmente en hombres, resultados naturales, que conserven el aspecto viril y que no parezcan operados.

Un dorso nasal recto imprime más carácter y fuerza a las facciones masculinas mientras que el dorso curvo (cóncavo) da una apariencia más delicada y femenina a la nariz y por ende a la cara. Lo mismo suele ocurrir con la punta nasal.

  • Una punta nasal delgada y un poco levantada, con un ángulo de aproximadamente 100º a 110º entre el labio superior y la punta, es característico de facciones femeninas mientras que en el hombre esa angulación debe estar entre los 90º y los 95º.
  • Una punta nasal caída por debajo de los 90º hace ver la nariz más larga, dando una apariencia de mayor edad. 

Pocos hombres son conscientes de la importancia del mentón en el equilibrio y balance del perfil masculino. Un mentón adecuado imprime carácter y definición al perfil, mientras que un mentón pequeño hace ver la nariz más grande. Algunos hombres compensan esta falta de mentón con la barba. Por esta razón en ocasiones es preferible hacer una menor reducción del tamaño de la nariz y aumentar el tamaño del mentón, con el fin de obtener una mayor armonía y naturalidad en las facciones.

La vista de frente, aquella que el paciente ve a diario en el espejo, debe mostrar una nariz recta, un poco más ancha en la parte superior que en la mujer, por lo cual se debe tener cuidado de no adelgazar demasiado esta zona. La punta debe ser también un poco menos fina y delgada en el hombre que en la mujer, pero evitando que se vea demasiado redondeada. La piel más gruesa en el hombre, especialmente en la punta nasal hace que difícilmente se pueda adelgazar excesivamente esta zona, pero hay que tener en cuenta que esta piel gruesa es más pesada y por lo tanto esta punta nasal debe tener un mejor soporte para que con el paso del tiempo y por acción de la gravedad, no termine cayendo de nuevo dando un aspecto de nariz alargada. Esto se logra mediante la colocación de injertos y puntos de soporte en los cartílagos de la punta, los cuales puestos de una manera adecuada adelgazan y mantienen el aspecto natural de la punta nasal.  

Los orificios nasales vistos de frente deben ser apenas ligeramente visibles. Cuando estos son demasiado grandes o redondos (idealmente deben ser ovalados) o cuando la piel de las alas nasales es demasiado gruesa y ancha, puede ser necesario recortar una porción pequeña de piel con el fin de mejorar esta parte de la nariz y hacerla más acorde y proporcionada con las demás estructuras nasales.  

Los hombres están más expuestos por sus actividades a traumas nasales. En estos pacientes encontramos con frecuencia una nariz torcida en forma de “C” o de “S” las cuales son bastante difíciles de corregir. Generalmente es necesario volver a fracturar los huesos para reacomodarlos en su sitio y muchas ocasiones se ponen injertos de hueso o cartílago para camuflar los hundimientos y las depresiones ocasionadas por el trauma. Es importante que el paciente entienda que no siempre es posible obtener como resultado una nariz completamente recta y simétrica ya que intervienen factores no controlables médicamente como la inflamación y la cicatrización de los tejidos. 

La rinoplastia masculina suele tener unas pequeñas diferencias con respecto a la rinoplastia femenina, tanto en la intervención en sí, como en los rasgos que se buscan. Estas diferencias son:

  • Las características de la anatomía entres ambos sexos son diferentes, lo cual hace indispensable planear un procedimiento distinto. La piel en hombres es mucho mas gruesa, los cartílagos mas grandes y rígidos, motivo por lo cual los cambios deben ser mas marcados en la estructura nasal para que sean obvios sobre la piel que es en ocasiones renuente a tomar la forma de la nueva nariz, teniendo memoria de la forma anterior.  
  • Los procesos de inflamación tienden a durar mas de lo acostumbrado en una mujer, lo que obliga al paciente a seguir las recomendaciones postoperatorias por un tiempo superior buscando la resolución del edema (hinchazón) postoperatorio. 
  • La Rinoplastia en el hombre

    No es lo mismo, crear una nariz estética para un hombre que para una mujer. Al hombre no debe disminuírsele demasiado el tamaño, lo que haría ver demasiado fina y femenina su cara. Por otra parte una nariz pequeña dentro de una cara con pómulos marcados, mentón saliente y mandíbula cuadrada, esta lejos de la estética necesaria.
  • La Rinoplastia en el hombre

    La definición de la punta, da una imagen mas femenina, por lo que debe evitarse al máximo buscar una punta demasiado fina, con un dorso ancho y unas alas grandes.
  • Lo que en cirugía plástica se conoce como ángulo nasolabial, que es el ángulo que se puede dibujar entre la base horizontal de la nariz y la piel vertical del labio, en hombres no debe sobrepasar los 90º, para evitar dar una apariencia de mujer. Mientras que en ellas se acepta hasta 110º sin que se note “respingona” en exceso.
  • La Rinoplastia en el hombre

    En la vista frontal, al hombre tiene una mayor amplitud de las alas.
  • La Rinoplastia en el hombre

    En la vista basal, es decir desde abajo, mientras el hombre prefiere una forma elíptica de sus narinas (orificios nasales), a la mujer podría parecerle mas graciosa y femenina una forma fusiforme, es decir con cierta tendencia a tener puntas.

Como hemos podido observar, debemos tener muchos factores en cuenta al hacer el análisis y llevar a cabo una rinoplastia. Aún cuando existen conceptos estéticos y técnicos universales en la rinoplastia, estos varían cuando se trata de un hombre o de una mujer, lo que debe ser tenido en cuenta para obtener los resultados que se esperan. Una adecuada comunicación entre el cirujano y su paciente, es sin duda la mejor fórmula para llevar a buen término este proceso.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados