Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

La nariz y la rinoplastia

Funcionalidad de la nariz y las alteraciones funcionales

Funcionalidad de la nariz y las alteraciones funcionales

La nariz no sólo es uno de los rasgos más prominentes y aparentes de la cara, también tiene una importancia funcional al permitir y controlar el paso del aire durante la respiración.

Fisiológicamente, las fosas nasales tienen dos funciones principales: La respiración y la olfación. Además influye en la formación del lenguaje, donde las fosas nasales actúan como órgano de resonancia para la voz.
El acondicionamiento de aire.

La función nasal estriba en mejorar el acondicionamiento del aire antes de pasar a los pulmones. Por ello es necesario que el paso de aire no sea muy rápido, ya que debe pasar lentamente y en contacto con la mucosa para que el aire se humidifiqué y se caliente.

Como órgano respiratorio, la nariz tiene por objeto calentar y humedecer el aire de la respiración, purificándolo de partículas de polvo. El relieve de los cornetes y la forma de los meatos hace que se formen unas turbulencias de aire que favorecen esta función.
Por otro lado se deben evitar excesivas turbulencias provocadas por las desviaciones del tabique nasal. Estas desviaciones son el motivo de que algunos pacientes requieran enderezar el tabique no solo para poder respirar por los dos lados sino también para que el aire pase a los pulmones caliente y húmedo.

La olfacion

La lámina cribosa en la porción superior de la fosa nasal es donde se localizan las células olfatorias. Las podemos encontrar también en la parte media del cornete superior y en la parte alta del tabique.

La formación del lenguaje

Si la nariz se encuentra taponada la voz pierde timbre y resonancia, quedando apagada, este trastorno del lenguaje se denomina rinolalia.

Funciones accesorias

La nariz también desempeña la función de ventilación y drenaje de los senos paranasales así como del aparato lacrimal.

Otras funciones accesorias son las motoras, sensoriales, tróficas y vasomotoras. Por ejemplo, si se excita la mucosa nasal, se produce una contractura refleja de los músculos faciales, un movimiento de los globos oculares y de la cabeza hacia un lado; estos fenómenos acompañados de una congestión de la mucosa nasal y de un aumento de la secreción de las glándulas nasales, todo lo cual termina con el estornudo.

Alteraciones funcionales

Alteraciones funcionales primarias abarcan una serie de patologías que dificultan la respiración, alteran el olfato, provocan sinusitis o sangrado. Aunque las causas más frecuentes son la desviación del septum y la hipertrofia de los cornetes, existen otras situaciones que pueden provocar dichas alteraciones. Así algunas alteraciones estéticas conllevan una dificultad respiratoria, como en el caso de una punta caída o del estrechamiento de la parte inferior del dorso (válvula cartilaginosa superior).

  • Las desviaciones de tabique se diagnostican mediante inspección directa con rinoscopia, videoendoscopia, RX, Tomografía Axial Computarizada (TAC) o Resonancia Magnética (RM).
  • La hipertrofia de los cornetes puede ser confirmada cuando después de tocar el cornete afectado con un bastoncillo de algodón impregnado en adrenalina o aplicar un vasoconstrictor nasal, se resuelve el problema.
    Verificamos que la causa es la posición caída de la punta cuando al tirar de la piel del dorso nasal hacia arriba, es decir, al levantar la punta, mejora la ventilación.
  • Confirmaremos el diagnóstico de colapso o incompetencia de la válvula superior si se produce una mejoría respiratoria al desplazar lateralmente con los dedos la piel que recubre los cartílagos triangulares a nivel de la apófisis ascendente de la maxila.

El tratamiento consistirá, respectivamente, en la realización de una septoplastia, una turbinectomía, en levantar la punta mediante la colocación de un injerto en la columela y, para abrir la válvula, la colocación de injertos expansores pararelos al borde anterior del Septem (spreader graft).


Alteraciones funcionales después de la rinoplastia. Secuelas funcionales:

Frecuentemente nos encontramos a pacientes sometidos con anterioridad a una rinoplastia que presentan mayor o menor grado de dificultad respiratoria. Lo más común es que ésta sea debida a la persistencia de una desviación septal, en cuyo caso, su correcto tratamiento corregirá el problema.

Estos son los principales problemas funcionales tras la realización de una rinoplastia:

  • La estenosis de la narina u orificio externo de la nariz causada por la retracción de la cicatriz en la mucosa del vestíbulo es una causa común de dificultad respiratoria y aparece cuando se reseca la mucosa de forma incorrecta o cuando se unen de forma circular las incisiones, especialmente la lateral con la incisión para la introducción del osteotomo de fractura. Su corrección puede exigir la realización de zetaplastias, colgajos de transposición o injertos de cartílago, de piel o condrocutáneos.
  • El colapso de la válvula cartilaginosa superior puede ser provocado por la resección excesiva de los cartílagos triangulares, del septum o de piel vestibular. El método de diagnóstico es el mismo, mejora la respiración al estirar hacia fuera la piel lateral a la nariz. Su tratamiento también consistirá en la colocación de injertos expansores (spreader graft).
  • Si el colapso afecta a la válvula inferior, es decir, al orificio de entrada o narina, la dilatación de la misma con la ayuda de unas pinzas, mejorará la ventilación y estaremos comprobando que la causa es debida a un estrechamiento exagerado de la narina por pérdida de sustentación o por la excesiva resección cutánea. En este caso, el tratamiento puede limitarse a injertos de sustentación en las alas (injertos alares o pre-rimales) o, incluso, a injertos compuestos de cartílago y piel.
  • También puede ser motivo de dificultad respiratoria la presencia de una sinequia o puente de tejido cicatricial que normalmente se forma entre el septum y los cornetes. Estas pueden ser observadas mediante rinoscopia simple y su liberación resuelve fácilmente el problema.
  • Finalmente la perforación septal provocada por una septoplastia previa. Provocan trastornos en el flujo de aire de las fosas nasales, que suelen ser leves. Las pequeñas son sintomáticas (silban al respirar), mientras que las grandes no revisten en principio graves problemas. Su tratamiento puede ser muy sencillo o extremadamente complejo, dependiendo del tamaño; y es realizado mediante colgajos locales de mucosa nasal o colgajos de mucosa oral, o colgajos a distancia.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados