Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

La nariz y la rinoplastia

Valoración informática de la nariz

Valoración informática de la nariz

Con el fin de la valoración informática de la nariz, en los últimos años han tomado cada vez más importancia el tratamiento de las imágenes por ordenador. Con esta tecnología podemos realizar modificaciones previas a la cirugía en las fotografías de los pacientes.

Es esencial la buena comunicación cirujano – paciente, por ello utilizamos esta herramienta informática que está siendo de gran ayuda para definir los cambios estéticos propuestos.

Después de una sesión fotográfica, modificamos la imagen mediante un programa de tratamiento digital de la imagen (MIRROR) que permite ver con bastante precisión los cambios estéticos propuestos y el porqué de cada uno de ellos. Es el momento de consensuar la propuesta de tratamiento.
Hemos comprobado que el paciente afronta con mucha más tranquilidad ese cambio estético que afecta a su rostro ya que tiene la previsión del cambio en una imagen real.

Esta herramienta debe ser utilizada con cautela, puesto que su función es indicar al cirujano lo que busca el paciente y servirle de guía para que, con la base de su propia anatomía, este pueda hacer las modificaciones oportunas para poder satisfacer en lo posible los objetivos del paciente.

La elección del tipo de nariz

A veces nos visita algún paciente que saca un recorte de revista con la foto de una persona famosa y, dejándolo cuidadosamente sobre la mesa, nos dice: “Doctor, a mí me gustaría tener una nariz así”.

Desafortunadamente no siempre es fácil reproducir un tipo de nariz determinado. Es más, muchas veces esto es imposible debido a las limitaciones impuestas por las características de la nariz y de la cara en cuestión: una piel gruesa y unos cartílagos fuertes impedirán conseguir una nariz fina y delicada, y un esqueleto facial distinto cambia el marco donde se alberga la nariz.

Por otra parte, no podemos olvidar que la nariz presenta unas características hereditarias, familiares y raciales, que se contraponen con unos objetivos de belleza estereotipados (la moda) dependientes de múltiples factores sociales. En las últimas décadas del siglo XX la nariz de moda que consistía en intentar reproducir los rasgos de la nariz infantil (corta, respingona y sin caballete). Esto entra dentro de la arraigada creencia, especialmente entre las mujeres, de que sólo las narices pequeñas son las bonitas. Por el contrario, creemos que el tamaño de la nariz ha de adecuarse a las dimensiones del resto de la cara, guardar ciertas proporciones, encontrarse en armonía con las demás estructuras y, sobre todo, ha de ser una nariz normal, es decir, sin estigmas de haber sido operada.

De todas formas, lo más importante sigue siendo el entendimiento entre paciente y cirujano para, entre ambos, elegir el tipo de nariz más adecuado a las particularidades del rostro, aunque no cabe duda que, por encima de todo, ha de prevalecer la satisfacción del propio individuo con su fisonomía. Esto puede necesitar más de una consulta, pues es fundamental estudiar detenidamente cada caso y aclarar cualquier duda antes de la intervención.

La discusión con el paciente sobre sus deseos y expectativas se lleva a cabo ya en la consulta inicial, ayudados con fotografías tomadas en la consulta. Se confirma y revisa en una segunda consulta, apoyados en las radiografías y en el diagnóstico endoscópico y se concluye con el consentimiento informado y el Planning Preoperatorio.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados