Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Planificando la rinoplastia

Anestesia local y general en rinoplastia

La rinoplastia se puede realizar con anestesia local o general, dependiendo del grado del procedimiento y dependiendo de lo que usted y su cirujano prefieran. Sin embargo, incluso en las pequeñas intervenciones quirúrgicas es importante canalizar una vía venosa del paciente que nos será de gran ayuda a la hora de administrar medicación o realizar el tratamiento urgente de las posibles reacciones adversas a los anestésicos administrados.

Anestesia local y general en rinoplastia

  • Con la anestesia local usted queda ligeramente sedado, durmiendo su nariz y área que le rodea; estará despierto durante la cirugía, sin embargo estará relajado e insensible al dolor.
  • Con la anestesia general usted duerme a lo largo de la operación. La anestesia general permite que el paciente duerma durante el procedimiento quirúrgico y generalmente se utiliza con los niños y en cirugias complejas.

Una vez que se ha realizado la anestesia general o la sedación del paciente, se procede a realizar la infiltración de las estructuras nasales con anestésico local. La intención con dicho procedimiento es realizar un bloqueo regional circunferencial que interrumpa todos las ramas nerviosas que van a la punta nasal y al dorso.

Para la anestesia de las mucosas utilizamos anestésicos tópicos aplicados mediante gasas o algodones en el interior de la nariz. Inicialmente realizamos una anestesia tópica de la mucosa nasal mediante la aplicación de anestésicos locales vasoconstrictores en la mucosa nasal.

Se procede a realizar en primer lugar un bloqueo extranasal, con infiltración del orificio infraorbitario y a continuación se desplaza la aguja caudalmente para infiltrar el ala nasal. Se infiltran los nervios supraorbitarios y supratrocleares entre las cejas.

El bloqueo intranasal se realiza con una inyección de la zona de la fosa piriforme. Después se infiltra la línea intercartilaginosa y la espina nasal. La infiltración del septum debe procurar la introducción del anestésico bajo los huesos nasales y bajo la mucosa nasal.

Anestesia local

Prácticamente, la mayoría de las operaciones en la cara podrían ser realizadas con anestesia local, sola o combinada con sedación, gracias a las características de su inervación sensitiva. La inyección de anestésico en la periferia de la zona a ser intervenida es suficiente para bloquear la percepción del dolor, siendo nuestro anestésico de elección la lidocaína (la menos tóxica) en concentraciones de entre el 0,5% y 1%. Para evitar el sangrado añadimos un vasoconstrictor - adrenalina a una concentración entre 1:100.000 y 1:200.000 - que prolonga la duración de la anestesia y nos permite trabajar en un campo exangüe.

El tiempo de actividad de la lidocaína con adrenalina es de aproximadamente 2 horas a 2 horas y media, alcanzándose niveles de toxicidad por encima de 6 mg/Kg de peso.

Se debe usar una aguja fina y con una longitud adecuada a la zona a tratar. Par ello utilizamos jeringas de Carpulen, que permite la administración controlada de la dosis que definamos, la administración controlada por una aguja muy fina y además de la longitud suficiente para llegar a donde precisemos. Por otra parte, ha de evitarse la excesiva infiltración, ya que distorsionaría los tejidos y provocaría la alteración de las líneas anatómicas.

En los pacientes ansiosos o en las intervenciones que lo requieran podemos utilizar por vía oral, intramuscular o intravenosa, tranquilizantes (Diazepam o Lorazepam), sedantes (Midazolam), narcóticos (Fentanest o Alfentanest), neurolépticos (Dehidrobenzoperidol) y analgésicos (Meperidina). Una vez infiltrada la zona podemos disminuir tanto el nivel de analgésicos como la sedación, pues el paciente ya no sentirá dolor.

La anestesia loco regional

La inervación sensitiva de la cara y del cuello depende del V par craneal o nervio trigémino - a través de los nervios oftálmico, maxilar y mandibular - y del plexo cervical. A diferencia de la anestesia local, la acción anestésica del bloqueo loco-regional es más duradera, emplea menos cantidad de anestésico y no modifica la estructura de los tejidos, sin embargo, exige un conocimiento anatómico más preciso y es necesario esperar unos minutos más que con la anestesia local para que surta efecto. Cuando se asocian, ésta se inyectará después de realizar el bloqueo.
Los bloqueos nerviosos más empleados en la rinoplastia son:

  • Nervio supraorbitario: a nivel de la escotadura supraorbitaria. Anestesia el párpado superior, seno frontal y parte de la frente.
  • Nervio infraorbitario: en el agujero infraorbitario. Anestesia el párpado inferior, alas nasales y labio inferior.

La anestesia general

La anestesia general está indicada cuando no se puede realizar una anestesia local. Su elección depende del tipo de procedimiento, de la zona a intervenir, de la duración de la cirugía y de las características del paciente. Ante la duda, y en pacientes ansiosos, deficientes o niños, optaremos por una anestesia general. También son indicación de este tipo de anestesia las rinoseptoplastias, en que le tratamiento del tabique es complejo y requiere tiempo adicional.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados