Rinoplastia Instituto Dr. E. Lalinde
C/ Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Planificando la rinoplastia

Preparando la rinoplastia

Cualquier paciente que acude a nuestra consulta ha de rellenar su historia clínica donde se descarta cualquier tipo de patología, principalmente Hipertensión, Diabetes, Alergias, Historia anestésica, Medicinas que pueda estar tomando (Antiinflamatorios no esteroideos, etcétera.) y hábitos como el tabaquismo o el consumo de sustancias psicotrópicas, especialmente cocaína. También es importante investigar: rinitis, catarros, sangramiento nasal, etcétera.

Preparando la rinoplastia

Cuando tratamos un paciente que desea modificar la forma de su nariz lo primero que hacemos es solicitar al propio paciente un juicio estético: esto nos proporciona una idea de la valoración subjetiva del paciente sobre su nariz y sus defectos y también de sus expectativas en cuanto a resultados.

Es de suma importancia una valoración del estado psicoemocional y de las expectativas que tiene de la intervención. Si la deformidad es real, las expectativas razonables y el entendimiento adecuado, pasamos a analizar la nariz y su entorno.

Recurrimos al estudio asistido por ordenador para señalar las alteraciones y explicar las modificaciones. Realizamos fotografías de los aspectos frontal oblicuo y lateral, la frente, nariz, labio y mentón, así como una visión de la base de la nariz.

Para comenzar a establecer las proporciones adecuadas en un paciente, lo primero que consideramos es la valoración de la altura del labio superior, cuya medida condicionará, y ha de ser equivalente, a la proyección de la punta nasal. Si se encuentra correctamente posicionado con respecto al labio inferior (anteriormente al mismo) y tiene las medidas adecuadas de altura y volumen (tanto el labio cutáneo como mucoso), la proyección de la punta nasal ha de ser equivalente a la altura del labio superior. Por otra parte, la rotación de la punta se corresponderá con un ángulo naso-labial de aproximadamente 95º (entre 90º y 105º).

Otro punto de referencia para calcular las dimensiones de una nariz es la altura del radix (punto superior donde la nariz acaba). Este punto se encuentra a la altura del pliegue del párpado superior, aunque esto es relativo, ya que depende de la profundidad de los ojos y de la raza (en la negra y amarilla es más bajo, a la altura de la pupila).

Establecida la posición correcta de la base nasal y del inicio de la nariz, las otras dimensiones de la pirámide nasal se adaptarán proporcionalmente. Aunque es evidente que existe una estética social que determina qué es lo estéticamente correcto, las dimensiones de la nariz se rigen por proporciones, no por medidas concretas. Esto nos da una pista inequívoca de cómo deben estar relacionadas entre sí las dimensiones de cada parte y del conjunto de la nariz. Así, en el triángulo de la base nasal, la altura de la punta mantiene esta relación entre la altura del lóbulo y la de las narinas; o bien, la anchura de la punta con la de las narinas, y la altura de la nariz con la cara.

Análisis de la estética nasal

Es conveniente aclarar las asimetrías faciales y el especto general de la cara antes de la operación, ya que después de la misma se van a analizar y observar con mucha mayor atención. Una primera inspección nos indica la existencia de asimetrías y desviaciones o características y alteraciones de la cobertura nasal: piel gruesa o fina, lesiones, cicatrices, evidencia de traumas o soporte de la punta. Por último, han de ser valorados aquellos rasgos incorrectos que pueden ser modificados para obtener un resultado más armónico.

 Radiografías

Nos permiten valorar los huesos propios de la nariz, los senos de la cara y, en la toma de perfil facial, partes blandas (telerradiografía), la relación entre las estructuras óseas y las partes blandas de la cara.

 Endoscopia

El examen intranasal mediante rinoscopia puede ser mejorado con la endoscopia o video-endoscopia. Nos permite observar la permeabilidad de las fosas nasales, las deformidades y perforaciones septales, cicatrices, cornetes, sinequias, etcétera.

Fotografías

Pre y post-operatorias, encuadrando toda la cabeza en las posiciones:

  • Frontal de ambos lados: con la Línea de Frankfurt en posición horizontal (esta va desde encima del trago al reborde orbitario inferior).
  • Perfil de ambos lados: manteniendo vertical la línea que va desde la glabela hasta el centro del labio.
  • Oblicua de ambos lados: utilizamos como guía la línea vertical entre el canto interno y la comisura labial.
  • Basal: con la cabeza echada hacia atrás y la base de las alas nasales a la altura del canto del ojo). Caudal (45º hacia atrás).
  • Dorsal (con la cabeza inclinada hacia delante). Pueden ser reposo o riendo (la punta desciende) y, en caso de incompetencia labial, con la boca cerrada (contracción del músculo orbicular de los labios) o abiertos (músculos en reposo).

 Imágenes por ordenador

Somos partidarios de su uso en la comunicación con los pacientes, ya que pueden ser muy útiles para el estudio y la programación de la rinoplastia. Es importante que puedan generar expectativas realistas.  Además nos permite modificar la nariz y valorar los posibles resultados de forma que nos pueda indicar cuales son sus gustos y hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos.

Le daremos instrucciones específicas de cómo prepararse para la cirugía incluyendo, ciertas sugerencias sobre qué debe comer y tomar, acerca de fumar, sobre qué vitaminas o medicamentos se deben tomar o evitar y el lavado de su cara.

Si sigue cuidadosamente estas instrucciones ayudará a que su cirugía salga más eficientemente y sin obstáculos.
Al hacer los preparativos cerciórese de que alguien responsable lo lleve a casa después de la cirugía y pueda ayudarle por algunos días si es necesario.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clinica autorizada por la Comunidad de madrid. Especialistas en Rinoplastia y Cirugia de la nariz

Mapa web | Aviso Legal | Blogs | Links de utilidad

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados